5 fuerzas que determinarán el futuro del trabajo

Los pescadores, el Chad“Prepárate: El futuro del trabajo ya está aquí”, así presenta su obra Lynda Gratton, catedrática de Práctica Directiva en la London Business School, en la que predice las 5 fuerzas que determinarán los modelos de trabajo en los próximos diez años: tecnología, globalización, demografía, sociedad y energía.

A continuación os dejo unas pinceladas sobre algunos de los factores que caracterizan a estas fuerzas y que podrían impactar en nuestra vida laboral.

La fuerza de la tecnología:

Cada vez será más fácil acceder a tecnología compleja mediante el uso de dispositivos móviles más económicos.

Miles de millones de personas estarán conectadas dando lugar a la creación de una conciencia global nunca antes vista. La participación social aumentará mediante el desarrollo de nuevos contenidos generados por los usuarios y el surgimiento de aplicaciones orientadas a desarrollar la inteligencia colectiva y la innovación abierta. La co-creación y la participación social serán la norma.

Surgen nuevos ecosistemas empresariales constituidos por megaempresas y pequeños emprendedores. Avatares y mundos virtuales darán lugar al desarrollo del trabajo en red a nivel mundial, donde el auge de asistentes cognitivos será clave para la organización de conocimientos y tareas en un mundo cada vez más conectado y fragmentado.

El desarrollo de la robótica reemplazará puestos de trabajo, no sólo en procesos industriales sino también en otros sectores, como por ejemplo en el cuidado de ancianos.

La fuerza de la globalización:

Surgimiento de nuevos mercados emergentes: China, India y Brasil. Estos mercados en desarrollo se convertirán en los líderes en innovaciones frugales y de bajo coste que se exportarán a los mercados occidentales.

Debido a la densidad de población y la inversión realizada en desarrollo de talento, China e India se convertirán en el centro mundial de las reservas de talento.

El mundo se vuelve urbano aumentando la proporción de población que reside en centros urbanos frente a las zonas rurales.

Se dará lugar a continuas fases de expansión y quiebra de la economía, donde primará la tendencia a la contención del gasto y el aumento de las reservas.

La fuerza de la demografía:

Ascendencia de la generación Y, en la que su aspiración a una vida equilibrada y a un trabajo estimulante impactará en la planificación del trabajo, en el desarrollo de organizaciones y las condiciones laborales.

Aumento de la longevidad y por tanto de la vida productiva, algunos baby boomers se situarán en el umbral de la pobreza cuando envejezcan ya que la longevidad permitirá que muchas personas sigan contribuyendo al mercado laboral.

La emigración global aumentará, muchas personas se desplazarán a las ciudades o cambiarán de país para ampliar sus estudios o bien para buscar oportunidades laborales.

La fuerza de la sociedad:

Actualmente estamos presenciando una transformación de la estructura tradicional de familia.

Las mujeres desempeñarán un papel destacado en la dirección y liderazgo de las organizaciones, dando lugar (entre otros factores) a la modificación de los roles de género.

Seguirá aumentando la desconfianza en las instituciones y en los líderes en cuanto al cumplimiento de sus obligaciones.

El posible crecimiento del consumismo, debido al mantenimiento de cierto nivel de vida, derivará en una disminución de la felicidad.

Los momentos de ocio se vuelven más productivos gracias a la participación en actividades virtuales.

La fuerza de los recursos energéticos:

Los precios de la energía aumentan debido a que en las próximas décadas los recursos energéticos fácilmente disponibles se agotarán. Empieza a surgir una cultura de la sostenibilidad y la adopción general de formas de vida que utilicen la energía de forma más eficiente.

Los desastres medioambientales provocarán el desplazamiento de la población: olas de calor y sequías más frecuentes, aumento del nivel del mar, etc.

Algunos de los factores que se identifican en cada fuerza los estamos viviendo en estos momentos, quizá muchos otros no lleguen a suceder, pero lo que está claro es que los modelos de trabajo evolucionan, y las organizaciones y sus modelos de gestión de personas deben hacer frente a los nuevos retos que estén por venir, incluso anticipándose a ellos.

Para más información podéis consultar www.theshiftbylyndagratton.com

 

Fuente fotografía: “Los pescadores, el Chad“, National Geographic.